martes, 12 de febrero de 2013

El Aula Formativa del Mañana

Inmersos de lleno en la ya conocida, Sociedad de Información, que día a día nos marca un rumbo protagonizado de manera relevante por el uso de las Nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) me gustaría compartir una cuestión que retumba en mi cabeza...
¿Sería posible renunciar al aula presencial en la Educación del mañana?

Intentando buscar una respuesta realista, he decidido partir de mi experiencia vivida, y , me he dado cuenta que hoy por hoy nada es imprescindible, todo es sustituible, siempre hay una segunda opción o alguna posibilidad alternativa... Echando la vista atrás, hace unos años, no se me habría planteado esta reflexión, han sido muchos años de educación y formación complementaria, donde el aula siempre ha estado presente, siempre viva y protagonista, era el espacio donde como alumna recibía los conocimientos ofrecidos por parte de mis profesores, sin embargo, hoy por hoy, la educación se enfrenta a nuevos retos marcados por los cambios sociales, culturales y económicos que giran en torno a la ya mencionada Sociedad de la Información.

A lo largo de estas décadas el mundo de la educación ha cambiado mucho, pero su esencia es perdurable en el tiempo: cualquier proceso formativo sigue basándose en un triángulo constituido por los alumnos, el docente y el espacio formativo, contextualizado en las escuelas, colegios, universidades, instituciones educativas,...

Una nueva situación se nos presenta marcada por la inclusión de la Tecnología Educativa, considerada una disciplicina viva, integradora y significativa para la Educación, que da respuesta a un contexto educativo mucho más amplio. (Docencia Universitaria, 2001)
La Tecnología  Educativa unida al ilimitado alcance de la red nos abre un campo de investigación y experimentación en constante evolución, como docentes se nos plantean nuevos procesos de innovación donde la necesidad de un lugar físico queda relegada a un segundo plano.

Tecnologia_educativa

Dejamos atrás nuestras tradicionales aulas habitadas por nuestros sencillos pupitres, acompañados de la pizarra de tiza, para abrirnos a la presencia de mesas interactivas, pupitres multitáctiles, controladores de asistencia por captura facial, pizarras digitales interactivas, pantallas que  permiten proyectar imágenes, datos y textos a través de la conexión a Internet, así como escribir sobre su superficie con lápices digitales e interactuar de forma táctil con todo tipo de contenidos.

Llegados a este punto es importante asumir que las Nuevas Tecnologías facilitan la docencia, despertando la motivación y la participación del alumnado, para ello es imprescindible que el profesorado se implique en el uso de las TIC y conozca sus utilidades y ventajas.

Parece indiscutible que el concepto de aula formativa, hoy por hoy, sigue vivo, aunque haya evolucionado influenciado por la intrusión de las Nuevas Tecnologías; hecho que me hace pensar que quizás dentro de unas décadas más, nuestros hijos, sobrinos o nietos se formen a través de entornos virtuales o nuevos canales de comunicación, donde estudiantes y profesores puedan crear, trabajar y compartir documentos en la nube de Internet, sin necesidad de compartir un espacio físico.

Como docentes ¿estamos preparados para asumir este cambio? ¿Lo véis posible? La Tecnología no se estanca y el futuro nos deparará nuevas incógnitas. ¿Cómo podrá ser el Aula del Mañana?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...